Europa, Viajeros Itinerantes

✧ Recuerdos de nuestras visitas al Teide

«Los viajeros Ana y Víctor de Perderse por el mundo nos narran sus recuerdos de las visitas al Teide en Tenerife. ¡Un artículo que emocionará!»

El Teide y el mar de nubes
Ana y Víctor de @perdersexelmundo nos relatan sus recuerdos y sensaciones de sus visitas al Teide en Tenerife en este estupendo artículo. En la foto, el imponente Teide parece flotar sobre «el mar de nubes».

Vivimos en Londres desde hace varios años y siempre que vamos a Tenerife a visitar a la familia y amigos, hay un plan que sí o sí siempre cumplimos y que se ha convertido en una tradición: Subir al Teide.  

Yo, Ana soy canaria y Víctor es “adoptado” de la isla, pero tanto a uno como al otro, no nos importa subir una y otra vez al Parque Nacional.

La sensación de atravesar el imponente bosque de pino canario envuelto en la niebla y llegar a ese punto del camino, donde desaparece de golpe, para dejar paso a ese mar de nubes coronado por el Teide, nos sigue poniendo los pelos de punta.

El Parque Nacional del Teide:

Desde el norte y desde el sur de la isla, hemos subido al Parque Nacional por varias carreteras, para verlo desde diferentes perspectivas y maravillarnos con la magia que desprende por sus cuatro costados. No nos ha dejado nunca indiferentes.

Al haber ido en varias épocas del año, hemos podido disfrutarlo de diferentes maneras. En primavera con la explosión de color de la flora endémica y en invierno, con el contraste de la lava con la nieve.

Flora autóctona del Teide
Ejemplo de la flora del Teide.
Formaciones rocosa en el Teide
En el Parque Nacional del Teide podemos encontrar diferentes formaciones rocosas.

Otro de nuestros lugares favoritos son las Minas de San José, donde siempre paramos para disfrutar de los colores de la piedra pómez. Ahí es cuando me vienen a la mente, esos juegos infantiles en invierno, en los que hacía un muñeco de nieve o me “lanzaba” con un “trineo” improvisado hecho con una simple bolsa.

Paisaje de las Minas de San José.
Paisaje de las Minas de San José.

Al seguir nuestra ruta, pasamos por delante del Teleférico. Ya habíamos subido hace algunos años y para recordar ese mar de nubes, esa sensación de libertad y de ser “el centro del Universo” durante unos minutos, decidimos repetir la experiencia y no fue la misma que la vez anterior… fue muchísimo mejor.

En cada una de nuestras visitas al Parque Nacional, no puede faltar una parada en los Roques de García. La última vez que fuimos nos apetecía hacer algo de senderismo y cómo íbamos con ropa y calzado adecuado, aparcamos el coche en la zona de La Ruleta e hicimos la ruta circular desde los Roques. 

Los Roques de Garcia en el Teide
Vista de los Roques de García en el Parque Nacional del Teide.
Roque Cinchado en el Teide
El Roque Cinchado es tan famoso que hasta salió en los antiguos billetes de 1.000 pesetas.

Pasear por esos inmensos paisajes de lava, acompañados del silencio y de la presencia del Teide, es una experiencia que recomendamos a todo el mundo, ya que no es una ruta demasiado difícil a pesar del desnivel al empezar. Se puede hacer en un par de horas.

La Catedral, los llanos de Ucanca en el Teide
Formación rocosa conocida como la Catedral, en el Llano de Ucanca.
Instituto astrofísico de Canarias en el Teide
Vista a lo lejos del Instituto Astrofísico de Canarias ubicado en el Parque Nacional.
Centro de Visitantes de El Portillo en el Parque Nacional del Teide
Puedes acercarte al Centro de Visitantes de El Portillo en el Parque Nacional del Teide.
Exposición en el Centro de Visitantes de El Portillo en el Teide
Y conocer el Lagarto Tizón, especie endémica de Tenerife que habita en el parque.
Escarabajo de el Teide
Representación del escarabajo endémico del Parque Nacional: Pimiela del Teide.

Después de la ruta, nada mejor que sentarnos en la terraza del Parador de las Cañadas del Teide y tomarnos algo en la que para nosotros es una de las cafeterías con las mejores vistas de España y siempre que lo hacemos, nos recordamos a nosotros mismos que, la próxima vez que subamos al Teide, tenemos que pasar una noche en el parador para disfrutar de las estrellas y por qué no decirlo, también del amanecer.

Parador de las Cañadas del Teide
Parador de las Cañadas del Teide.

Una de las cosas más difíciles después de haber pasado un día increíble, es tener que volver a la rutina diaria, pero sabemos que un día u otro volveremos al Teide.

Perderse por el  mundo.

Web: www.perderseporelmundo.com

Facebook: Perderseporelmundo

Instagram: @perdersexelmundo

YouTube: perderseporelmundo

Twitter: @perdrsporlmundo

(Demuestra cuánto has aprendido con este post participando en el divertido juego viajero: ¿Cuánto sabes del Teide? ¡Te lo pasarás en grande!)

¿Has estado en Tenerife? ¿Visitaste el Teide? Si no has estado… ¿Te gustaría ir? No olvides dejar tu comentario a continuación. ¡Me encantará conocer tu opinión sobre este fabuloso destino!

(Si quieres estar al día de las publicaciones de este blog y disfrutarlas cómodamente cuando te apetezca, puedes suscribirte a mi canal de viajes en Telegram haciendo clic en el siguiente enlace): 

¡Comparte este artículo con tus amigos y familiares 😉!

Publicado por Viajer@s itinerantes

Viajer@s itinerantes de todo el mundo nos cuentan sus itinerarios, anécdotas y consejos de viaje. Disfruta con los estupendos artículos de tus nuevos amigos viajeros. Si quieres participar en la sección Viajer@s del blog, escríbeme a info@itinerarioparaitinerantes.com. Publicaré y promocionaré tus textos y fotos. ¡Te estamos esperando!

¡Deja un comentario! 😊

Me encantaría conocer lo que piensas sobre este artículo. Pregunta lo que quieras, añade más información del destino o tema tratado... ¡Tu opinión es muy importante!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *